INFORMACION GENERAL
 
DATOS UTILES
 
INFORMACION
 
 
 
 
CUZCO - MACHU PICCHU - CUSCO / EL IMPERIO DE LOS INCAS
TURISMO DE AVENTURA EN LA CIUDAD DE LOS INCAS
Cusco es mundialmente famoso por ser el centro de una cultura fascinante y misteriosa, ademas una de las maravillas del mundo. La majestuosidad de sus paisajes y la energia de su pasado y presente convergen en un magnetismo que captura al visitante desde el primer dia.
Todas las zonas del Cusco y, principalmente, el area que corresponde al Valle Sagrado de los Incas, ofrecen lugares ideales para la practica de deportes.
La excelente combinacion de los factores culturales, como alternar con una poblacion amigable, observar constantemente diversos trajes tipicos de gran colorido y visitar restos arqueologicos estrategicamente ubicados, hacen de Cusco una zona donde el aventurero llega a experimentar la sensacion de haber sido transportado en el tiempo y ser un autentico descubridor de secretos milenarios.
 
programa Cusco - Peru 2012: Turismo cultural y Aventura de Caminata en la Ciudad de los Incas
 
Seleccione alguno de estos programas y de un CLICK para ver la descripcion:
CAMINATAS & TOUR EN CUSCO - PERU DIFICULTAD ALTO max. DURACION
Facil / Moderado 3399m. 2 días / 1 noche
Facil / Moderado 4200m. 4 días / 3 noche
Facil / Moderado xxx 4 días / 3 noche
Moderado xxx 5 días / 4 noche
Facil / Moderado xxx 7 días / 6 noche
Facil / Moderado xxx 4 días / 3 noche
Facil / Moderado xxx 4 días / 3 noche
Facil / Moderado xxx 5 días / 4 noche
Facil / Moderado xxx 9 días / 8 noche
Facil / Moderado xxx 5 dias / 4 noches
Moderado / Exigente xxx 7 dias / 6 noches
Moderado / Exigente xxx 4 días / 3 noches
Facil xxx 3 dias / 2 noches
Facil xxx 4 dias / 3 noches
Facil xxx 4 días / 3 noches
Facil xxx 8 horas.
     
 
Principales actractivos turisticos de Cusco - Peru
* CORICANCHA
El Coricancha, "recinto de oro", Templo del Sol, quizá no llego a ser el más grande ni el más imponente de los edificios construidos por los incas, pero fue por tratarse del Templo del Sol, el más venerado y respetado. Cuenta el conquistador Diego de Trujillo que cuando él y sus compañeros quisieron entrar al lugar para examinar sus riquezas, un personaje regiamente vestido les dijo que para ello antes deberian haber ayunado, estar descalzos y llevar una carga en la espalda en señal de humildad. Concluye su relato refiriendo que los españoles no hicieron caso a la advertencia y forzaron su entrada al Templo. Aquel personaje pudo ser el wilaq umu, sacerdote mayor del culto Inca, o su representante.
* PALACIO DE INCA ROCA
Se ubicaba en la esquina de las calles Hatunrumíyoc y Herrajes. Actualmente está ocupado por el Palacio Arzobispal y por un museo de arte colonial abierto al público. Allí el terreno comienza a aguzar su pendiente hacia San Blas y los arquitectos debieron construir un andén para nivelar el terreno. El muro de contención que sostiene el andén es formidable y notable ejemplo del ensamble poligonal de las piedras para construir muros de sostén que usaron los incas únicamente para ese tipo de muros.
En Hatunrumiyoc se encuentra la famosa “piedra de los doce ángulos”, que ningún visitante del Cusco deja de ver. Pero esa piedra no es lo único notable. A pesar de que mayoritariamente se ha perdido el frente a Herrajes, queda todavía un perímetro de 190 metros circundando el andén que exhibe la destreza de los talladores del imperio y su particular estética.
En los trabajos de limpieza de los muros este y sur del andén se han recuperado totalmente esas caras y son dignas de ver. Allí, en el muro sur, se advierte que el ensamble poligonal no es estructural, sino un enchape que cubre un muro burdo que hace de sostén. Es evidente que esa cobertura fue escogida por razones de estética y que los muros de contención debían ser o parecer poligonales.
* SACSAYHUAMAN
Apenas a unos cuantos minutos de la ciudad del Cusco se encuentra Sacsayhuaman, una de las construcciones incas que mayor atencion suscita entre los visitantes. El gran tamaño de las piedras utilizadas en su construcción y el paisaje circundante resultan impactantes. El Cusco es una ciudad cuyo trazo corresponde a la figura de un puma yacente; la cabeza de este seria Sacsayhuaman, mientras que el Coricancha estaria ubicado en los genitales del felino. Se puede llegar al parque arqueologico tanto a pie como en automovil. Si se desea llegar caminando, los recorridos demoran aproximadamente 30 minutos, mientras que en auto 10 minutos. Existen varias rutas. Partiendo de la Plaza de Armas es posible subir por la Cuesta del Almirante por Plateros o por Suecia. Todas estas calles culminan en la circunvalacion que conduce a Sacsayhuaman. Por ella se llega directamente a la caseta de control de ingreso del parque arqueologico.
* QUENQO

El nombre se traduce como zigzag, quizá por los pequeños canales labrados con ese trazo que se ven en las rocas del lugar y pudieron haber servido para conducir la chicha o la sangre de los sacrificios de las llamas. Existen dos Quencos: el Grande, que se encuentra al pie del camino que va desde Sacsayhuamán hasta Písac; y el Chico, que está a 350 metros al oeste del anterior, sobre la ladera. Ambos son lugares de culto cuya naturaleza aún no se ha podido descifrar, pero en los que destaca la predilección de los incas por la piedra y el cuidado que tuvieron en su tallado.

Quenco Grande
Este complejo contiene un anfiteatro que rodea a una piedra natural labrada. Posee además una saliente rocosa decorada con un pasaje que conduce a una sala subterránea, un complejo de andenes, habitaciones, y un sistema de canales de drenaje destinado a evacuar el agua del lugar. El anfiteatro está formado por una pared de curva suave de cerca de 50 metros de largo que muestra 19 grandes nichos (hornacinas). El foco central de este arreglo es una piedra cuya forma original pudo ser la de un puma, o también la de un falo. Probablemente fue destruido por los empeñosos frailes coloniales perseguidores de idolatrías.

La piedra labrada
Detrás de esa piedra se levanta un promontorio rocoso en el que una escalera labrada en la roca viva conduce a la cumbre. Allí nace el pequeño canal en zigzag que, a partir de un hoyo menor, desciende para luego bifurcarse en una rama que sigue la pendiente y otra que llega a la cámara subterránea al interior del roquedal. Pudo conducir la chicha votiva y la sangre de los sacrificios de algún ritual aún no esclarecido. En la misma cumbre quedan restos tallados de lo que pudo ser un cóndor cuya cabeza fue rota; así como de un puma. También pueden advertirse restos de una habitación.

Intihuatana
Sobre la roca viva allanada y pulida sobresalen dos cilindros de corta altura. Es probable que haya sido un intihuatana, que se traduce como “lugar donde se amarra al sol”; es decir, permite calcular la posición del sol. No se sabe de qué modo funcionaba este artefacto.

Cusilluchayoc
Es un nombre quechua que significa “templo o lugar que tiene monos”. Se encuentra a 500 metros directamente al este de Quenco Grande. Posee una piedra tallada de casi dos metros de alto en la que algunos creen ver la forma de un sapo. En esa roca todavía son visibles relieves de serpientes y de monos que pudieron haber dado nombre al lugar.

La cámara subterránea
Es una proeza el labrado de la roca realizado aquí, por el que pisos, techos, paredes, mesas y nichos fueron cuidadosamente tallados en la roca viva. Sin duda, fue un lugar de culto para ritos secretos y escondidos. Los constructores del lugar completaron su composición con habitaciones de servicio en el perímetro, con andenes y canales para la evacuación del agua de lluvia.

Quenco chico
El sitio Quenco Chico, bastante más destruido que Quenco Grande, muestra restos de muros altos, planeamiento circular y el mismo labrado cuidadoso de la roca.

* PUCA PUCARA
La voz proviene de las palabras quechuas puca, “rojo” y pucara, “fortaleza o lugar defendido”. Efectivamente, las piedras del lugar son rojizas y así se explica su nombre, pero el sitio no parece haber sido una fortaleza..
Ubicación:
Puca Pucara se localiza al lado este del camino y un kilómetro antes de llegar a Tambomachay. El sitio ocupa otro de los típicos roquedales que sobresalen en la llanura de Sacsayhuamán.
Descripción del sitio:
Los constructores edificaron tres muros de planta irregular que establecen tres niveles para el sitio. El primer muro tiene un trazado sinuoso que evita cuidadosamente cortar los rocas salientes. Hacia el lado norte y detrás del muro exterior, se encuentran seis habitaciones de diferente tamaño, dispuestas de modo irregular para no tocar las piedras que componen el muro. Hacia el oeste, hay una plaza alta de forma trapezoidal a la que se accede por una escalera desde el exterior. La plaza estuvo rodeada por edificios en dos de sus lados. Las nueve habitaciones de trazo regular en este espacio abierto no parecen pertenecer a un ámbito fortificado.            
Un segundo muro rodea la elevación central. Entre éste y el primero, hay andenes anchos hacia el sur y el este. Detrás del segundo muro se encuentran tres habitaciones atípicas para la arquitectura inca, pues dos de ellas no tienen planta rectangular sino trapezoidal. El tercer muro rodea la cima y no han quedado huellas de las edificaciones..
 
 

Función incierta
La presencia del camino puede inducir a pensar que fue un tambo. Pudo serlo, pero su planta no corresponde al trazado estándar con el que esas edificaciones se construyeron a lo largo de los caminos incas. ¿Fue un coto de caza de los incas? ¿Fue un asentamiento para los soldados que protegían al Inca en sus días de descanso en Tambomachay? La respuesta al problema del destino y uso de este edificio todavía está pendiente.
TAMBOMACHAY
Conocido también como “baño del Inca” o “baño de la Ñusta”, el monumento es notable por su excelencia arquitectónica y el magistral ensamblado de las piedras que forman sus muros. Posee, asimismo, un extraordinario sistema hidráulico, dentro del cual el agua en sí misma era venerada como fuente de la vida.
Ubicación y función
El lugar se ubica sobre el río Tambomachay, a sólo siete kilómetros de la ciudad de Cusco. Tambomachay es considerado por Cobo como uno de los adoratorios del primer ceque del Antisuyo. Según las crónicas fue coto de caza de Inca Yupanqui, lo cual hace suponer que se trató de una zona muy rica en especies animales.
Descripción del sitio
La composición consta de tres andenes paralelos. Sobre el último se erige un grueso muro (15 metros de longitud por 4 metros de altura) adornado con cuatro hornacinas. Las piedras han sido perfectamente encajadas. Una red de canales subterráneos llevan agua hasta una poza en el nivel más bajo. Allí dos vertederos mantienen un flujo constante de agua limpia y clara que viene de otra poza que está a un nivel más alto.
Mirando el monumento desde el río se observan dos gruesos muros que cortan el muro de sostenimiento. El que mira al río tiene dos nichos grandes y el segundo, casi perpendicular al primero, tiene una puerta con doble jamba. Este tipo de puerta era utilizada por los incas para resaltar la importancia de un lugar. Por esa puerta se llega a una habitación pequeña en la que es visible el agua que aflora de las entrañas de la tierra.
Belleza y sencillez
No se ha podido descubrir hasta ahora el origen del manantial que abastece de aguas tan limpias y abundantes a las fuentes. Algunos creen que la suave pendiente donde se emplaza el sitio no tiene capacidad para producir esas aguas y que ellas podrían originarse en la margen opuesta del río. De lo que no queda duda es de la perfección en el labrado de los canales. El sonido del agua, la tranquilidad y la paz del ambiente, así como la forma cerrada y recogida del espacio en el que fue construido, dan a Tambomachay una atmósfera peculiar. Además, es una gran muestra de la habilidad de los arquitectos andinos para armonizar las construcciones con el paisaje.
CIUDADELA DE MACHU PICCHU
La “ciudad perdida” de los incas
Machu Picchu, la “ciudad perdida de los Incas” como la llamó Hiram Bingham, investigador que la dio a conocer al mundo en 1911, es hoy en día uno de los símbolos más sobresalientes de las culturas andinas, además de uno de los atractivos turísticos más importantes del mundo. La estética y calidad de las construcciones prehispánicas, la belleza del paisaje que la rodea y la manera cómo los antiguos peruanos planificaron e integraron sus construcciones con la naturaleza, le dieron los méritos para ser inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1983, con el doble carácter de cultural y natural.
Ubicación
Se encuentra dentro del Santuario Histórico Nacional de Machu Picchu, a unos 100 kilómetros al noroeste del Cusco, en la provincia de Urubamba, en la cresta del cerro Machu Picchu ubicado en las laderas orientales de los Andes que dan hacia la cuenca del Amazonas. El Santuario cubre una extensión de 32,592 hectáreas, cortadas por el valle del río Urubamba, que baja desde las cumbres nevadas de los Andes por encima de los 6,000 m.s.n.m. En esta parte baja de la cordillera, el valle es caudaloso y corre encañonado, cortando el macizo andino, lo que genera una formación topográfica de gran impacto visual.
Dentro del Santuario, y unidos a través de una sofisticada red de caminos empedrados, existen otros antiguos poblados menores así como edificios aislados que servían para alojar a los caminantes, puestos de control y tal vez los más impresionantes centros productivos conformados por terrazas agrícolas (andenes) y complejos sistemas de riego.
PISAC
Si algo llama la atención del Cusco, son sus contrastes. Cuando uno se encuentra en el centro de la ciudad -caminando por sus enrevesadas y misteriosas callejuelas o sentado en la plaza- es difícil imaginar que los imponentes cerros vecinos puedan albergar un paisaje semejante al del Valle Sagrado. Pocos lugares del Tahuantinsuyo pudieron competir con la belleza y riqueza de este valle: no en vano le fue otorgado ese nombre. Su carácter “sagrado” ha sobrevivido al paso del tiempo y esa magia continúa seduciendo a los viajeros. Muchos de ellos, rendidos ante su encanto, deciden dejarlo todo y echar raíces bajo la sombra de los eucaliptos, a orillas del Urubamba.
Ubicación geográfica y clima
El Valle Sagrado está ubicado a 15 Km. al norte del Cusco. Su altitud es de 2,800 m.s.n.m., lo cual le confiere un clima más benigno. Como ocurre en las tierras situadas a esta altura, su clima está marcado por dos estaciones: lluvias y sequía. La temporada húmeda ocurre entre los meses de noviembre a abril. Entonces puede desatarse un aguacero en segundos y, desgraciadamente, no siempre se goza de un cielo azul. Pero la época de lluvias también tiene sus ventajas, pues los cerros se cubren de un verde intenso y las temperaturas suelen ser templadas. Durante el período de sequía los colores del cielo son brillantes, pero el aire suele ser tan seco que la piel parece quebrarse. La noche es por lo general muy fría y puede helar en la madrugada. El cielo estrellado es un verdadero espectáculo durante esta temporada. El Valle Sagrado es, climáticamente hablando, un lugar ideal. Así lo reconocieron los antiguos peruanos que acudían hasta aquí para curarse. A pesar de alcanzar temperaturas altas y de ser una zona llena de vegetación, el valle está libre de mosquitos por la altitud en la que se encuentra. Además, es difícil sofocarse, pues siempre sopla una brisa fresca.
Algo de historia
“… el valle de Yucay aventaja en excelencia a todos los que hay en el Perú, por lo cual los reyes Incas lo tuvieron por jardín y lugar de sus deleites y recreación.” Garcilaso de la Vega, cronista, 1560.

Yucay, nombre con el que se conocía al Valle Sagrado, fue un lugar privilegiado en tiempos prehispánicos: allí tenían tierras los incas y sus descendientes. Estas posesiones fueron reconocidas por las autoridades españolas, quienes otorgaron mercedes reales a la nobleza incaica, permitiéndoles así gozar de la riqueza de uno de los valles más fecundos del Perú. Como testimonio de aquellas épocas ha permanecido el palacio de Sayri Túpac en Yucay.
El valle estuvo poblado de andenes que servían para el cultivo de uno de los productos más preciados y de mayor valor ritual: el maíz.
Infinitas posibilidades turísticas
El Valle Sagrado se ha convertido en uno de los centros turísticos más importantes del país. Además de contar con una riqueza histórica inigualable -expresada en multitud de restos arqueológicos y monumentos coloniales dispersos a lo largo del valle-, la región del Urubamba ofrece infinitas posibilidades de distracción al turista: caminatas, baños termales, viajes en balsas o kayacs por el río, vuelos en parapente o ala delta, cabalgatas, montañismo, etc. En los últimos años se han desarrollado programas de turismo participativo, invitando por ejemplo al viajero a trabajar en un andén o a recolectar la sal de una salinera. El Valle Sagrado alberga, además, a dos de los más importantes mercados artesanales del Cusco: Písac y Chinchero.
Pese a que en los últimos años ha crecido significativamente la infraestructura turística en el área, y hoy se cuenta con una oferta importante de alojamientos y restaurantes, el valle ha sabido conservar su encantadora paz natural.
OLLANTAYTAMBO
“ En este lugar tuvieron los Incas una grande fuerza de las más fuertes de todo su señorío, asentada entre unas rocas, que poca gente bastaba a defenderse de mucha. Entre estas rocas estaban algunas peñas tajadas que hacían inexpulgable el sitio: y por lo bajo está lleno de grandes andenes, que parecen murallas, unas encima de otras: en el ancho de las cuales sembraban las semillas de que comían.” Cieza de León, cronista español siglo XVI.
La ocupación de Ollantaytambo es tan antigua como algunas de sus formidables piedras. El complejo presenta conjuntos habitacionales, templos, andenes, colcas (depósitos) y diversos recintos cuya función aún no se ha podido determinar con precisión. Se piensa que se trata de un conjunto inconcluso para la época de la conquista.
Datos históricos
Según el lingüista Rodolfo Cerrón Palomino, el nombre Ollantay proviene del aimara ulla-nta-wi, que quiere decir “lugar para ver hacia abajo”, es decir, atalaya. El añadido de tambo y su vinculación con el personaje de la literatura son posteriores. Los testimonios de indígenas lugareños, recogidos por el cronista Pedro Sarmiento de Gamboa (1570), muestran que existieron profundas hostilidades contra los incas, aun en las tribus cercanas a la ciudad de Cusco. Sus informantes contaron que Pachacútec demandó a sus ancestros el pago de tributos. En represalia por la negativa a obedecer las órdenes reales, un poderoso ejército atacó y destruyó el pueblo. Luego Pachacútec reclamó la zona como propia y mandó a construir los magníficos edificios que hoy perduran. Para ello trajo mano de obra del Collao, el área cercana al lago Titicaca y Tiahuanaco. Sarmiento reveló además que los hijos de Chuchi Cápac, el gran general de los Collas -vencido y asesinado por el Inca- tuvieron que laborar como constructores. Los jóvenes nobles decidieron rebelarse y huir. Sólo tras muchos enfrentamientos y un gran derramamiento de sangre, el Inca logró acallar la violenta rebelión.
La célebre batalla
La historia de Ollantaytambo está inseparablemente ligada a la de Manco Inca, uno de los más famosos héroes de la resistencia indígena, quien luego de mantener al Cusco cercado por meses y al ver que sus fuerzas se diluían por las alianzas entre pueblos aborígenes, se retiró a Ollantaytambo. El Inca se había instruido en técnicas occidentales y había estrechado lazos con mitimaes asentados en la enorme provincia de Vilcabamba. Por esta razón se mantenía bien informado y listo para enfrentar al ejército de Hernando Pizarro. Once andenes escalonados, le permitieron una defensa cerrada. Luego de un sangriento combate y aprovechando la noche, Pizarro dispuso la retirada. Se trató de una gran victoria para el Inca.
Ollantaytambo (o Posada de Ollanta) también está ligado a la literatura peruana a través del drama de Ollanta, a quien debe su nombre. Se trata de un texto escrito en el siglo XVI con temática incaica pero con modelos literarios españoles. La historia narra el conflictivo amor entre el general Ollanta y Cusi Coyllor, la hija de Pachacútec. Tras rebelarse ante el Inca, por no aceptar el romance, Ollanta huye al pueblo Tambo donde resiste por años los ataques imperiales. Luego de la muerte de Pachacútec, Ollanta es tomado prisionero por el sucesor Túpac Yupanqui. Posteriomente es perdonado y nombrado su general. El Inca descubre que su hermana, la princesa Cusi Coyllor, estuvo prisionera por años y decide liberarla para entregársela a Ollanta y permitir el matrimonio de ambos.
CHINCHERO
Camino milenario
3,762 m.s.n.m. A 30 Km. de la ciudad de Cusco por carretera asfaltada.
El pueblo de Chinchero, donde la piedra es la protagonista principal, está ubicado estratégicamente en el cruce de tres caminos que conectan Cusco, Yucay y Pumamarca. Durante el Tahuantinsuyo estuvo ubicado sobre el camino que conducía directamente hacia Machu Picchu. Esta ruta partía del barrio Carminca (actual barrio de Santa Ana), seguía por las faldas del cerro Senca, pasaba cerca de la laguna Piuray y junto a Chinchero continuaba hasta Maras.
Benditos con agua
A pesar de ubicarse a casi 4,000 m.s.n.m., el paisaje de Chinchero no corresponde expresamente a la fría puna. En su amplia meseta, decorada por las lagunas Piuray y Huaypo, se erigen imponentes los nevados Salcantay, Verónica y Soray, en cuyas orillas habitan varias comunidades dedicadas al cultivo de la papa. El visitante que parte de Cusco podrá tener, a la altura del kilómetro 28, una vista de la laguna Piuray, la misma que abastece de agua a la ciudad del Cusco. Según una de las leyendas locales, el dios Sol pidió a Manco Cápac que sus hijos mellizos lo acompañaran en su ocaso. Cuando fueron a buscarlos, descubrieron que el hijo que caminó más lejos se había convertido en la laguna Huaypo y la hija en la laguna de Piuray.
Chinchero posee un rico patrimonio monumental y cultural. Es uno de los pocos lugares en el Cusco que conserva de manera visible el trazo urbano inca. Chinchero se fundó en medio de las más hermosas campiñas con la finalidad de servir de lugar de descanso al inca Túpac Yupanqui. Los restos del palacio inca, la iglesia colonial erigida sobre basamentos de piedra, su impecable andenería y una colorida feria dominical constituyen sus principales atractivos.
Reseña histórica
Según Luis E. Valcárcel, Chinchero fue una fundación del inca Túpac Yupanqui, es decir, una residencia palaciega en un medio campesino. El inca mandó erigir adoratorios, baños, andenes y el gran palacio real en 1480. Las crónicas relatan que el gobernante murió en oscuras circunstancias. Algunos creen que fue envenenado por su princesa favorita, Chiqui Ocllo, aunque también pudo ser la propia coya Mama Ocllo, quien resintió la preferencia del inca por el hijo de su concubina. En la lucha por el poder fueron exterminados todos los partidarios de Chiqui Ocllo, incluyendo a la princesa. El hijo del Inca, Cápac Huari, fue confinado de por vida en la cárcel de Chinchero.
Hacia 1540, el rebelde Manco Inca en su huida hacia Vilcabamba, incendió Chinchero para evitar que sus enemigos pudieran abastecerse.
Actualmente, Chinchero cuenta con una población que supera los 15 mil habitantes, compuesta por doce comunidades indígenas que mantienen el sistema de los ayllus, aunque ya no corresponden al sistema de organización vigente antes de la conquista española. Estas comunidades, siguiendo con el sistema de organización del Tahuantinsuyo, nombran directamente a su máxima autoridad: el varayoc. Chinchero es uno de los pocos lugares en donde se conserva la forma tradicional de comercialización denominada trueque.
Economía
La principal actividad económica en Chinchero es la agricultura. El 55% de los agricultores se dedica al cultivo de papa, el 15% a cereales, otro 15% a tubérculos menores, el 10% a leguminosas y entre el 2 y 3% a otros cultivos. Hoy como antaño, Chinchero es considerado el granero del Cusco. En sus tierras destaca la producción de ovejas y el ganado vacuno, aunque se debe mencionar a las llamas traídas de las punas. Sus toros son muy solicitados para arar la tierra. La zona cuenta con recursos hídricos muy importantes como las lagunas de Huaypo y Piuray.
*** TURISMO DE AVENTURA
Cusco es mundialmente famoso por ser el centro de una cultura fascinante y misteriosa. La majestuosidad de sus paisajes y la energía de su pasado y presente convergen en un magnetismo que captura al visitante desde el primer día.
Todas las zonas del Cusco y, principalmente, el área que corresponde al Valle Sagrado de los Incas, ofrecen lugares ideales para la práctica de deportes. La diversidad de microclimas y de pisos ecológicos hacen de esta región un auténtico paraíso para la práctica de actividades de aventura. La excelente combinación de los factores culturales, como alternar con una población amigable, observar constantemente diversos trajes típicos de gran colorido y visitar restos arqueológicos estratégicamente ubicados, hacen de Cusco una zona donde el aventurero llega a experimentar la sensación de haber sido transportado en el tiempo y ser un auténtico descubridor de secretos milenarios.
Cusco se ha convertido en parte del circuito mundial para todos los aventureros que saben combinar la adrenalina con el misticismo de las históricas y grandes ciudades. Actualmente, la gran demanda de los turistas y su creciente afluencia, contribuyen a que la oferta de las agencias de turismo se amplíe y mejore considerablemente.
MONTAÑISMO
Los Andes en el Cusco alcanzan para sus pobladores la categoría de montañas sagradas. Escalarlas presupone alcanzar un estado más cercano a los Apus o dioses incas y, para que la aventura marche con toda la buena energía de estos seres supremos, es preciso realizar un pagapuy o pago a la tierra. Esta ceremonia consiste en hacer una ofrenda con hojas de coca desde un punto alto del camino hacia las montañas.
Escalar en Cusco es una experiencia maravillosa que ubica al aventurero junto a paisajes sorprendentes y quebradas que parecen perderse en el horizonte. Los nevados en el Cusco son muy poco frecuentados y, llegar hasta ellos, es una gran aventura y una oportunidad para entrar en contacto con las comunidades del lugar.
Para la práctica del montañismo y la escalada, Cusco cuenta con dos extraordinarias cordilleras distantes entre sí: Vilcanota y Vilcabamba. En ellas se encuentran nevados considerados sagrados como son el Ausangate (B3) (6,372 ms.n.m.), el Salcantay (B1) (6,271 m.s.n.m.), y otros como el Verónica (A1) (5,850 m.s.n.m.), el Qollpa (6,100 m.s.n.m.), el Jatunhuma (6,093 m.s.n.m.), el Jatunriti (6,106 m.s.n.m.) y el Callangate (6,110 m.s.n.m.). En la zona del Valle Sagrado existen nevados de menor dificultad técnica como el Chicón (A1) (5,600 m.s.n.m.) y el Sahuasiray (5,777 m.s.n.m.), entre otros.

Montañas en disputa
Cuenta una leyenda inca que al iniciarse el mundo, surgió una fuerte discusión entre las montañas Ausangate y Salcantay, representaciones del macho y la hembra. Ello derivó en una pelea y posterior separación. El Salcantay se retiró triste hacia la selva y el Ausangate, solitario, se quedó en las alturas. Con el tiempo ambos empezaron nuevamente a conversar e intercambiar productos. El Salcantay enviaba frutas, verduras y coca desde la Selva. El Ausangate, en retribución, le envía papa, oca, charqui y lana para tejer mantas.

TREKKING
Hoy en día el trekking es una actividad muy apreciada por el turismo internacional, y en este campo hay pocos países tan sorprendentes por su variedad de pisos ecológicos como el Perú. El trekking o excursionismo en Cusco permite al visitante estar en contacto con la gente lugareña, sus costumbres y de paso poder admirar singulares paisajes de gran belleza, muchos de los cuales se encuentran totalmente al margen de toda contaminación y desarrollo moderno. Cusco es una región que prácticamente lo tiene todo para satisfacer a los aventureros más exigentes. Existen diversos tipos de trekking que varían en dificultad, exigencia física y duración.

Circuitos conocidos
Las caminatas que se hacen por algunas horas también son parte del denominado trekking. Para realizar estos recorridos no es indispensable contar con los servicios de una agencia especializada. Entre las principales rutas de trekking existen circuitos ya establecidos y muy frecuentados como los del Ausangate, Salcantay y Camino Inca. No obstante, cada quebrada y área en el Cusco es potencialmente una zona posible de recorrer. Así, con la ayuda de un mapa bien detallado y la valiosa orientación de la población local, se pueden elaborar toda clase de paseos.

Rutas
Tan sólo en el Valle Sagrado existen múltiples opciones, por ejemplo en las quebradas cercanas a los pueblos de Yucay, Ollantaytambo (A1), Maras, Moray, Písac y Urubamba.
En estos mismos escenarios se realizan otras actividades como bicicleta de montaña, paseos a caballo y parapente, entre otros. Actualmente Cusco cuenta con la maravillosa posibilidad de volar en globo.

BICICLETA DE MONTAÑA
Este es un deporte predilecto en el Cusco. La belleza de los paisajes y el carácter rural del departamento -que le confiere una especial tranquilidad- hacen que las rutas en bicicleta sean experiencias inolvidables. La bicicleta de montaña es también una excelente alternativa para recorrer los restos arqueológicos cercanos al Cusco (B2) como Sacsayhuamán, Quenco, Tambomachay y Puca Pucara. También es posible realizar una excursión al Valle Sagrado y llevar la bicicleta por algunos días. Las bicicletas se pueden alquilar por horas o días en las agencias cercanas a la Plaza de Armas.
Entre los muchos circuitos para pedalear en Cusco sugerimos:

Vuelta al Ausangate
(B3) El recorrido parte y finaliza en el pueblo de Tinqui, muy cerca de Ocongate. En su trayecto se remontan tres abras y se alcanza una altitud de 5,200 m.s.n.m. En los cinco días que dura este difícil circuito se aprecian espectaculares paisajes de montaña. Grado de dificultad 5.

Calca-Lares-Quillabamba
(B2) Tramo que combina los pisos ecológicos de manera magistral en los cinco días que dura la travesía. El regreso de Quillabamba puede hacerse en tren local. Grado de dificultad 4 sobre 5.

Cusco-Puerto Maldonado
Para iniciar este recorrido es necesario viajar en camión hasta la localidad de Tinqui. Desde allí se pedalea hasta la selva. El recorrido tarda una semana y tiene un grado de dificultad 4 sobre 5.

CANOTAJE O CAYAC
Para el aventurero que visita por primera vez el Cusco, hacer canotaje es casi un deber. Para ello existen diversas alternativas y las tres más frecuentadas según una escala de duración son:

Río Urubamba
Un día completo en el Valle Sagrado con una permanencia en el río de dos a tres horas. Combina durante la tarde la visita a puntos arqueológicos de los alrededores. Esta alternativa es ideal para el turista con poco tiempo y escasa experiencia en este deporte.

Río Apurímac
Tres a cuatro días en el Cañón del Apurímac. Permanencia diaria de varias horas en el río. Pensado para personas con fuerte atracción por la naturaleza y la aventura.

Río Tambopata
Diez días. Parte de la zona altoandina de Puno y llega hasta la selva de Madre de Dios. Río de menor intensidad que el Apurímac pero de gran belleza. Extraordinario entorno natural, ideal para obtener magníficas fotografías, pues el recorrido cuenta con una numerosa flora y fauna.

  • CAMINO INCA

El Tahuantinsuyo estuvo atravesado por cientos de caminos principales y secundarios, que unieron de manera magistral los señoríos y pueblos del antiguo Perú. El diseño de estos caminos (de más de 30,000 kilómetros) fue tan perfecto que, a pesar de las dificultades geográficas, la comunicación logró ser eficaz e inmediata. El Cusco fue el centro de esta red vial y en él confluyeron la mayor parte de los senderos, pues la ciudad de los incas era el ombligo del mundo y todo debía partir y culminar en ella.
La red vial
Los caminos incaicos fueron colosales obras de ingeniería y son todavía un ejemplo de la perfecta adecuación de una obra a la naturaleza. Aun en los casos más difíciles, los antiguos peruanos estudiaron tan a fondo el terreno que diseñaron las rutas de la manera más directa posible. No es producto del azar que estos caminos se hayan conservado en buen estado hasta el día de hoy.

Senderos de piedra
Por lo general, los caminos incas son afirmados y empedrados. Alcanzan nevados y atraviesan desiertos, e incluso cuentan con desagües, escaleras y túneles. Pueden llegar a tener cinco metros de ancho, y dan cuenta de un cuidadoso y premeditado trabajo de la piedra. Decenas de caminos cruzan al borde de precipicios, mientras que otros continúan por puentes colgantes, que oscilan sobre los ríos.

Suspendidos en el aire
Los puentes son uno de los mayores atractivos de los caminos incas. Están hechos de cuerdas de cáñamo fijadas a pilares de piedra, que a su vez fueron tallados especialmente a orillas de los ríos. En un primer momento los puentes colgantes aparentan ser muy frágiles pero, conforme se avanza, es posible percibir su gran resistencia. Prueba de su eficacia es que muchos siguen siendo utilizados por los pobladores de la sierra peruana, quienes se encargan de su cuidado y de destejerlos y tejerlos anualmente.

Los tambos
En cualquier camino inca, el viajero puede tener la seguridad de que a una distancia prudencial encontrará un tambo (en quechua: tampu, “posada”). Fueron construidos en función del reposo y abastecimiento de los caminantes. Existieron distintos tipos de tambos: los que servían para alojar al inca y a sus acompañantes, los que estaban destinados a los funcionarios estatales y, finalmente, aquellos que cobijaban a los chasquis.

Los chasquis
No se puede hablar de caminos incas sin mencionar a estos “correos humanos” encargados de llevar las noticias a la mayor brevedad posible. Su nombre se deriva de la raíz quechua chaski: “dar o recibir algo”. Los incas, al gozar de un buen sistema de comunicación, crearon con los chasquis un infalible servicio de correo. Estos mensajeros vivían en pequeñas chozas o chucllas ubicadas a lo largo de las rutas principales y tenían por misión transportar los mensajes -contenidos por lo general en quipus-, desde su cabaña a la siguiente y así, sucesivamente, hasta alcanzar al destinatario final. Gracias a estos relevos, de óptimo estado físico, se cumplía con una comunicación rápida y efectiva.

El camino inca a Machu Picchu
Los caminos incaicos lograron integrar los casi 900,000 km2 de extensión que tuvo el incanato. De todos ellos, el camino más famoso, mejor conservado y más frecuentado es el que parte del Km. 88 de la vía férrea Cusco-Quillabamba) y continúa a lo largo de 42 kilómetros hasta Machu Picchu. Este tramo, en su mayor parte perfectamente empedrado, atraviesa importantes restos arqueológicos como Huayllabamba, Runcuracay), Sayacmarca, Puyupatamarca, Huíñayhuayna e Intipuncu hasta llegar a la gran ciudadela de Machu Picchu. Es necesario disponer de cuatro días como mínimo para recorrerlo. La geografía del Camino Inca es accidentada y permite contemplar paisajes de gran belleza que incluyen imponentes nevados, exuberantes selvas y frondosos bosques. Abunda el agua en las quebradas, que se hallan protegidas del fuerte viento, característica propia de los pasos de altura.

  • AUSANGATE

La cadena de montañas del Ausangate, situada en la Cordillera de Vilcanota, es una de las zonas altoandinas más inhóspitas y extraordinarias del Perú.
El Ausangate es la montaña más representativa de los Andes cusqueños. Conforma un gran macizo con diversas cumbres que circundan su cima principal situada a 6,372 m.s.n.m. Las turquesas lagunas, extensas alto planicies y los bosques de piedra, convierten a la zona en un paraíso lunar aislado totalmente de la modernidad. Caminar por las inmediaciones del Ausangate es una aventura indescriptible, en la cual es imposible no quedar maravillado ante la belleza de los atardeceres y las nieves eternas. Es frecuente encontrarse con agujas de roca que se elevan a más de cinco mil metros de altura y también con lenguas de hielo que caen de manera vertiginosa y forman lagunas glaciales.
El circuito del Ausangate es uno de los grandes atractivos del Cusco, pero es todavía un lugar poco visitado.

Nevado del Inca (5,700 m.s.n.m., aprox.)
Nevado Sorimani (5,250 m.s.n.m., aprox.)
Nevado Queullacocha (4,958 m.s.n.m.)
Nevado Santa Catalina (5,808 m.s.n.m.)
Nevado Yanacaca (5,550 m.s.n.m., aprox.)
Nevado Puca Punta (5,500 m.s.n.m., aprox.)
Nevado Colque Cruz (5,960 m.s.n.m.)
Nevado Pico Tres (6,093 m.s.n.m.)
Nevado Huayrurupuncu (5,400 m.s.n.m., aprox.)
Nevado Comercocha (5,400 m.s.n.m., aprox.)
Nevado Quillita (5,396 m.s.n.m.)

Cómo llegar

La Cordillera Vilcanota es liderada por el majestuoso Apu Ausangate que, con sus 6,372 m. de altitud, es a menudo visible desde la fortaleza de Sacsayhuamán en la parte alta de la ciudad de Cusco. Para llegar a la Cordillera es necesario tomar un colectivo o camión desde Cusco hasta el pueblo de Ocongate (A1). Desde allí, siguiendo la difícil carretera que llega a Puerto Maldonado, se arriba al poblado de Tinqui (A1). Aquí recomendamos buscar a Cirilo Peña, ilustre habitante de la localidad, quien presta sus servicios como guía y arriero para el circuito del Ausangate.

El recorrido

Recorrer los ochenta kilómetros que comprende la vuelta al Ausangate toma seis días y se puede hacer caminando o a caballo. El circuito posee una serie de atractivos que lo convierten en una de las zonas turísticas de mayor potencial para el trekking y la escalada en el Perú. Las bellísimas montañas nevadas, las turquesas lagunas glaciales, las cavernas de hielo y las aguas termales se suman a la posibilidad de alternar con simpáticos y amables campesinos de pequeños caseríos.

El recorrido remonta dos pasos de altura, uno de 5,100 m.s.n.m. (B2), por lo que es preciso contar con una previa y adecuada aclimatación en la ciudad del Cusco. Se camina un promedio de cuatro a cinco horas diarias y tanto en Upis (A2), campamento del primer día, como en Pacchanta (A2), al finalizar, es posible gozar de unas reconfortantes aguas termales. Sumergidos a más de 40 grados de temperatura se puede gozar de un calor reconfortante en un ambiente exterior muy frío que alcanza los cinco grados centígrados al caer la tarde. En Pacchanta recomendamos visitar a don Lucio, quien vestido a la usanza tradicional, ha montado el primer mini market con delivery de la zona para todos los visitantes que entran a las aguas termales y no se animan a salir de las cálidas aguas.

Costumbres ancestrales

El aislamiento de la región contribuye en gran medida a mantener una atmósfera de mayor autenticidad sobre las costumbres andinas. En ningún lugar del Cusco como en esta región, se pueden encontrar trajes típicos tan hermosos y coloridos. Los tradicionales ponchos y chullos, así como las sofisticadas mantas, usados de manera cotidiana, se convierten en un gran atractivo.

Su gente

Gran parte de la población es quechua hablante y sólo entiende limitadamente el castellano. La agricultura es intensiva y se concentra en la producción de una gran variedad de tubérculos, entre los que destacan la oca y la papa. Numerosos auquénidos pueden verse a lo largo de toda la ruta, imprimiendo un toque singular en el paisaje lugareño.

El Coyllur Riti

La población en la Cordillera Vilcanota mantiene orgullosa la devoción por el Coyllur Riti (en quechua quyllur rit’i, “nieve de estrellas”), una de las fiestas religiosas más multitudinarias del país. El culto al Señor de las Nieves se realiza cada año durante los primeros días de junio y siempre con luna llena. La festividad se lleva a cabo en el valle de Sinacara (A3), frente al Apu Ausangate. Los coloridos danzantes provenientes de Paucartambo y los peregrinos que se internan en el glaciar para rezar, hacen de esta celebración un ritual único y espectacular.

  • SALCANTAY

La Cordillera de Vilcabamba, donde se halla el macizo del Salcantay, es una zona hermosa y solitaria. Dominada por el mismo Apu Salcantay posee numerosos nevados de gran elevación, como el Tucarhuay (5,910 m.s.n.m.), el Verónica (5,682 m.s.n.m.) y el Huacayhuilca (5,361 m.s.n.m.), entre otros. Todos ellos son visibles desde la zona de Puyupatamarca durante el Camino Inca a Machu Picchu. La geografía es difícil y caprichosa en todo el contorno de este atractivo complejo de montañas. El Salcantay está rodeado de profundos valles y quebradas, lo que hace su recorrido interesante pero a la vez agotador.

El recorrido
Existen dos posibilidades para realizar la vuelta al macizo. El primer circuito parte desde el mismo Km. 88 de la vía férrea que va a Machu Picchu y que marca el inicio del Camino Inca. Luego de andar por aproximadamente cuatro horas desde el río Urubamba, se toma un desvío en el caserío de Huayllabamba. La segunda posibilidad parte de Mollepata, y luego ambos caminos se unen en el abra entre los nevados Salcantay y Humantay. Desde allí, hay un único camino que pasa por Colcapampa y llega hasta Santa Teresa, cerca de los restos arqueológicos de Machu Picchu.

El ascenso
Por estar a 2,803 m.s.n.m. de altitud, Mollepata permite subir gradualmente hacia el Salcantay. En el camino se observan rebaños de auquénidos. Luego de remontar un paso de altura es posible tener una impresionante vista piramidal del Salcantay, uno de los nevados más bonitos del Cusco. Desde el mismo Mollepata se necesitan dos días para bajar hasta Huayllabamba y empalmar con el segundo día del Camino Inca.

Cómo ir
Los ómnibus de Cusco a Mollepata parten muy temprano y pasan por Limatambo. Le sugerimos visitar la fortaleza de Tarahuasi. Desde la carretera se puede observar el río Apurímac y parte de su impresionante cañón. Tenga presente que la zona es fría y se alcanza una altitud cercana a los 5,000 m.s.n.m. Si tiene planeado realizar el circuito Mollepata - Santa Teresa, es necesario prever alimentación para seis días.

Nevados y cerros más importantes

 

Cerro Chaupiloma (5,339 m.s.n.m.)

 

Cerro Amparay (5,418 m.s.n.m.)

 

Cerro Soray (5,428 m.s.n.m.)

 

Nevado Humantay (5,917 m.s.n.m.)

 

Nevado Salcantay (6,264 m.s.n.m.)

 

Nevado Palcay (5,422 m.s.n.m.)

 

Nevado Ocomba (5,126 m.s.n.m.)

 

Nevado Moyoc (5,210 m.s.n.m.)

 

Nevado Huayanay (5,188 m.s.n.m.)

 

Nevado Esquina (5,024 m.s.n.m.)

 

Nevado Bonanta (5,319 m.s.n.m.)

 

Nevado Huacayhuilca (5,361 m.s.n.m.)

 

Nevado Marconi (5,319 m.s.n.m. aprox.)

 

Nevado Veronica (5,682 m.s.n.m.)

CUSCO - MACHUPICCHU
 
OTROS DESTINOS
 
HOTELES EN PERU
 
hmoralesps@hotmail.com
Peruvian Summit Expedition SAC- Tour Operator
Dirección: Av. Las Américas 130 Huaraz - Peru
Telefax: 0051 043 422867
Celular: 043 422867
E-Mail:
Messenger: